jueves, 19 de enero de 2017

Julio Bocca al frente del Ballet de Uruguay, despiden y reciben el año en Madrid, con buena danza – Por Sergio Cardozo Perot

El Ballet SODRE de Uruguay visita Madrid

BNS de Uruguay - Foto: Sergio Cardozo

Dirigido por la gran estrella del ballet,
Julio Bocca, el Ballet Nacional SODRE de Uruguay, cerró el 2016, y estrenó el 2017, en la programación de los Teatros del Canal con Coppélia, continuando con un programa especial “Velada Duato-Kylián”.

Tras la exitosa estancia en el Liceu de Barcelona con “Coppélia”, el ballet SODRE de Uruguay, se trasladó a Madrid para despedir y recibir el año, con dos espectáculos que, para los amantes de la buena danza, no han pasado desapercibidas y abarrotaron la gran Sala Roja del complejo teatral madrileño, desde el 27 de diciembre al 8 de enero.

Una apuesta arriesgada en la que, en diez únicas funciones, esta emergente compañía latinoamericana a nivel internacional, acapara la atención de balletómanos, aficionados y curiosos por la danza, tanto de madrileños, españoles y turistas de todo el mundo, que agotaron las localidades en todas sus funciones.


Ciro Tamayo y Damián Torío
BNS de Uruguay - Foto: Sergio Cardozo
Destacar la presencia de tres españoles en el Ballet SODRE. Tuvimos la oportunidad de encontrarnos y disfrutar del arte de dos de los bailarines españoles que integran esta compañía: Ciro Tamayo y Damián Torío. 

Dos jóvenes artistas que deslumbran en cada una de sus actuaciones tras las fronteras. El malagueño Ciro en sus primeros papeles como bailarín principal, y el madrileño Damián en los roles como solista de la agrupación. Hay una tercera española que no podemos ver en el escenario, pero que es maestra y asistente de dirección, la santanderina Lorena Fernández.

Aunque ya había hecho una crónica de esta presentación, quería ampliar algunos datos y compartir alguna opinión personal sobre estos formidables espectáculos.

SÍGUENOS EN FACEBOOK

Julio Bocca llegó a la dirección del Ballet Sodre de Uruguay en 2010, y en 2014 visitó por primera vez Madrid, que también comenté desde esta ventana (AQUÍ).

Balle Nacional Sodre de Uruguay
Foto: Sergio Cardozo
En 2015 la Compañía cumplía 80 años (creada en 1935), y es, junto al Ballet del Teatro Colón de Argentina (creado en 1925) y del Ballet Nacional de Chile (en 1945), una de las agrupaciones sudamericanas encargadas de preservar y transmitir el legado dancístico, desde el más académico y de la renovación de este arte, en/desde, esas geografías.

Un arriesgado doble programa es el que pudimos ver en Madrid, como cierre y apertura del año, de la danza ofrecida por los Teatros del Canal. El primero una puesta de una de las más conocidas obras las clásicas, y el segundo una muestra de algunas de las obras también, ya clásicas, del repertorio contemporáneo más técnico.

Coppélia

Orginariamente, la obra es de Arthur Saint-Léon para un libreto de ballet de Saint-Léon y Charles Nuitter y música de Léo Delibes. Está basado en una historia macabra de E.T.A. Hoffmann titulada Der Sandmann (El hombre de arena), publicada en 1815. La obra fue estrenada en el Teatro de la Ópera de París el 25 de mayo de 1870 y durante mucho tiempo fue una de las obras más representadas por este ballet.

Ballet Nacional Sodre de Uruguay
Foto: Juan C. López Chenevet
Para este montaje el Director Julio Bocca, eligió la versión del cubano Enrique Martínez, que se estrenó en 1968 en el Brooklyn Academy of Music de Nueva York, porque piensa que es una de las "más completas" y "comprensibles" de las que se han armado sobre la obra.
Ballet Nacional Sodre de Uruguay
Foto: Juan C. López Chenevet
El montaje llega al espectador con un montaje acertado, divertido y lleno de color. Los tres actos están acompañados por una puesta excelente, de decorados y vestuario, realizado por José Varona, y nos trasladan a un verdadero cuento para niños.
 Realzan y acompañan, también con excelencia, cada una de las escenas la presencia musical de la Orquesta Verum en directo, dirigida por Martín García.

Ballet Nacional Sodre de Uruguay
Foto: Juan C. López Chenevet
La obra mantiene la estructura de los grandes ballets, respetando a los personajes, la técnica y virtuosismo de sus protagonistas, en una mezcla de escenas teatrales, pantomima y alegres bailes de conjunto.

Ballet Nacional Sodre de Uruguay
Foto: Sergio Cardozo


El espectáculo nos permite apreciar la evolución y madurez que la compañía sigue consiguiendo, y la juventud y energía de sus componentes transmiten la frescura y desenfado que esta obra requiere.





Una velada con Duato y Kylián

Ballet Nacional Sodre de Uruguay
Foto: Sergio Cardozo
En este espectáculo, Julio Bocca dirige un programa triple, de dos de los más grandes coreógrafos de los últimos tiempos: Petite Mort y Sinfonietta del genial Kylián, y Without Words del español Duato.

BNS de Uruguay - Foto: Sergio Cardozo
Con esta velada, la compañía cambia completamente de registro, demostrando la versatilidad que hoy en día se requiere a los bailarines en estos tiempos. Y lo consiguen con buena nota, en limpieza de ejecución y virtuosismo, aunque se echa en falta una mayor ductilidad y madurez escénica que, una pieza como Petit Mort requiere.

Petite mort, con coreografía de Jiri Kylián y música de Wolfang Amadeus Mozart, es para mí una de las grandes obras contemporáneas del siglo XX, donde se traspasa un simple hilo argumental, cargada de simbolismos y de sensibilidad. (Puedes consultar en el blog las referencias sobre esta obra en GALAS DE DANZA).




Without Words (Sin palabras), es la segunda coreografía que Nacho Duato hiciera para la compañía American Ballet Theatre y se estrenó en el City Center de Nueva York en octubre de 1998. Con piezas instrumentales de Schubert, habla de las relaciones humanas y del tránsito en la vida, del amor y la muerte.

BNS de Uruguay - Foto: Sergio Cardozo

Despojado de toda escenografía, salvo la proyección de imágenes de gestos que luego los bailarines desarrollan, componen una escena casi lúgubre y oscura.




BNS de Uruguay - Foto: Sergio Cardozo
Cerró la velada Sinfonietta, una sucesión vertiginosa y dinámica de Jirí Kylián, sobre la música de su compatriota Leoš Janáček. Creada en 1974, resultó en aquél momento, una muestra innovadora al mezclar estilos como el clásico, contemporáneo, e incluso pasos folclóricos.

Una elección muy acertada en esta riesgosa velada, en donde los intérpretes demuestran la frescura y energía de juventud de los integrantes de la compañía, con sus evoluciones, saltos, giros y portés.

Un verdadero privilegio terminar y comenzar el año con espectáculos como éstos. Espero que podamos seguir desde cerca los pasos del Ballet Nacional Sodre y de su gran evolución bajo la dirección de Julio Bocca. ¡Enhorabuena!

A todos los que trabajan y hacen posible la danza, el arte y la cultura, muchas gracias.
Hasta el próximo paseo y gracias por visitarnos. Sergio

También te puede interesar visitar en este Blog
Espectáculos, eventos, ciclos… en nuestra Melange
≤ Artículo anterior   Artículo siguiente ≥




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada