viernes, 14 de agosto de 2015

Hablemos de baile… PASODOBLE – Por Sergio Cardozo



http://danzariablog.blogspot.com.es/search/label/ACTIVIDADES-CLASES

Este etiquetado del menú del blog pretende ser un recurso o material complementarios para nuestros alumnos de clases y en especial para los que se acercan a formarse como profesores de los distintos estilos de baile de pareja.

Al cercarnos a los orígenes de los bailes es imposible desligarse de multitud de controversias  y opiniones que encontramos cuando queremos conocer más acerca de ellos. Hecha esta advertencia, intentaré acercar algunas características del género musical y de su baile, además de algún vídeo o enlace de interés en cada una de las entregas.

EL PASODOBLE

Este estilo musical y de baile es sin lugar a dudas el ritmo más representativo de la música española o por el que al menos se le distingue mundialmente. 

Junto con el chotis (o schotis), con el que presuntamente comparten un origen alemán, otros hablan de un origen francés, es indiscutible que ambos estilos sirven para identificar a la capital española, Madrid, aunque su música no sólo acompaña las verbenas de casi todas las regiones del país, en los míticos cosos y plazas taurinas, representaciones de obras de zarzuela e incluso en algún festejo religioso.

Te invito a que hagamos un recorrido por su historia, leyendas y trasiegos como forma musical y de baile, al margen de la carga de fanatismos o destierros por los prejuicios sociales; una forma más para disfrutar de la alegría de la música y el baile. 

Apelo a tu curiosidad a adentrarte unos momentos a esta forma de expresión de un pueblo y de sus costumbres. No te olvides que la mejor manera de conocer un baile es bailándolo y si no lo conoces, aquí estamos los profesionales para enseñártelo.

Espero que disfrutes de la entrega y hasta la próxima. Sergio

 SÍGUENOS EN FACEBOOK


LA MÚSICA

Más allá de las diversas hipótesis y teorías que hay sobre el verdadero origen de este estilo musical, lo cierto es que el Pasodoble aparece como forma musical en diversas manifestaciones culturales españolas.

Con estructura de compás binario 2/4 a una velocidad de 120 pulsaciones-pasos por minuto, que era el segundo paso reglamentario en las marchas militares y de la cual se cree procede. Según su carácter o estilo, se puede hablar de pasodobles militares, taurinos, de bandas de músicas o populares y fiesteros.




Este origen en la marcha militar (adoptado según algunos del ejército francés), que menciona Manuel Delgado-Iribarren en su libro “Los Toros en la música”, será adoptado por las bandas que acompañarán con su música las plazas y cotos taurinos más allá de las fronteras españolas, adoptándose también en países sudamericanos y que aún hoy continúan con la tradición taurina: México, Perú o Colombia, entre otros.

Según el musicólogo José Subirá, en su forma cantada procede de las tonadillas y entremeses del siglo XVIII, que aparecían en el final o como intermedio de las escenas teatrales o danzadas. Así, continuará en los escenarios en el denominado “género chico”, el de la Zarzuela. Muchos músicos españoles continuarán desarrollando este estilo representativo español que se conocerá en todo el mundo durante todo el siglo XIX y XX.




Además de los repertorios de las bandas que suelen amenizar las verbenas y fiestas populares, existen otras maneras de reconocer su ritmo a través de sus interpretaciones.
Una de ellas es el caso de las Tunas, conjuntos musicales universitarios, con los que te puedes cruzar por las calles de Madrid y también de diversos países latinoamericanos que lo incluyen en sus repertorios, como el caso de México o Puerto Rico.




La segunda de las representaciones populares que mencionaré en esta entrega que utiliza el pasodoble para sus acompañamientos, aunque de una forma más solemne y acompasada, son “Las Fiestas de Moros y Cristianos”, eventos que han permitido la mayor producción de composiciones del estilo, ubicada geográficamente en la zona del levante español, con reminiscencias de ritmos orientales o aflamencados.




La tercera y última de representarlo en forma cantada, obligada en su final de esta modalidad, y no podía olvidarme de ellos, son las famosas “Chirigotas” de los carnavales gaditanos, en los que de una manera muy irónica dejan traslucir a través de sus letras una visión bufonesca de la realidad del momento. Os dejo con una de las pocas comparsas de mujeres para que disfrutes de esta forma cultural tan divertida.





EL BAILE DE PAREJA

De paso ágil y sencillo el Pasodoble permite que la pareja se luzca y demuestre el estilo garboso y elegante con a veces complicadas evoluciones en la pista. El carácter español deviene de las raíces taurinas, donde el hombre adopta el papel de torero y la mujer el del capote y en sus evoluciones, conjuntamente intentan imitar de alguna manera la danza vertiginosa o pausada de la representación en su más sentido estético.

Junto con el vals, la mazurca y habaneras, el pasodoble invadirá las pistas de bailes españolas, desplazando paulatinamente a los bailes de corte y burgueses como la gavota y el rigodón, que eran los bailes conocidos desde finales del siglo XVIII hasta mediados del XIX.

Comenzado el siglo XX el mundo entero reconoce y baila el pasadoble en pistas, merenderos y pasacalles de este marcado e inconfundible ritmo español, junto a los nuevos ritmos americanos o el tango. Grandes músicos, poetas y cantantes españoles le han dado su arte para otorgarle su personalidad reconocible.




En el año 1920 el pasodoble también comienza a formar parte de las competiciones de bailes latinos en la modalidad de baile deportivo (visita el post sobre Baile Deportivo de Salón), modalidad que también será utilizada en gran variedad de películas sobre el baile. Aunque conserve su carácter, el baile llega a parecer bastante exagerado o artificial para todos aquellos que desconocemos la técnica que requiere. 




Por su alegre elegancia y prestancia, que a la vez sencillo de pasos, en nuestras clases suelo utilizarlo para lograr lo más importante de un baile de pareja, que es la conexión y comunicación que hay que establecer en cualquiera de sus modalidades.

Para despedir esta entrega, os dejo con un Pasodoble en la fiesta más castiza y madrileña, donde chulapos y chulapas se divierten en sus verbenas callejeras al son de su música.




Espero que hayas disfrutado de esta entrega. Sergio

A todos los que trabajan y hacen posible la danza, el arte y la cultura, muchas gracias.
Hasta la próxima entraga y gracias por visitarnos. Sergio

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR VER EN ESTE BLOG:

Hablemos de baile...  
Artículo siguiente ≥

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada