martes, 12 de febrero de 2013

Los bailarines españoles fuera de España - Por Noelia Vicente

Introducción
A raíz del artículo anterior “Política vs. Talento”, la seguidora de nuestro blog Noelia Vicente, nos ha hecho llegar el siguiente artículo que transcribimos a continuación. Fue editado el 26 de noviembre del 2009 en el Suplemento "Arte y Letras" del Diario Información de Alicante y aunque tiene ya algún tiempo aún sigue siendo vigente la realidad dancística en España.


BAILARINES ESPAÑOLES FUERA DE ESPAÑA - Por Noelia Vicente 

            Resulta bastante complicado abordar este tema de forma objetiva y analítica sin que la pluma tienda a sentirse irascible por la situación que la danza en general vive actualmente en España. En cualquiera de sus manifestaciones sigue siendo la gran olvidada de las artes en contraposición con lo que ocurre en otros países de la Unión Europea o incluso en los Estados Unidos.
            Es complejo poder explicar la problemática actual en la que se encuentra la danza en nuestro país, puesto que incurren en ella factores de todo tipo, desde el educativo pasando por el económico e incluso el social. Empezando por este último: nadie puede negar que la gran mayoría de la sociedad española sería incapaz de nombrar algunos de los bailarines que se encuentran en compañías de primer orden mundial, no como cuerpo de baile, sino como solistas, primeros bailarines o estrellas. ¿Sucedería lo mismo con los futbolistas españoles que están en equipos extranjeros...? permítanme que lo dude.
            En cuanto a la educación, no encontramos danza en la escuela -a pesar de los beneficios ya demostrados que ésta proporciona-, y los Conservatorios Profesionales se vacían de niños que no pueden sobrellevar una carga lectiva de hasta 25 horas semanales aparte de sus estudios obligatorios, ¿para cuándo unas enseñanzas integradas? Por otro lado los padres prefieren que sus hijos abandonen en busca de profesiones que generen más expectativas laborales: la vida del bailarín es muy corta e intensa, y los ingresos escasos, eso sin tener en cuenta el riesgo de lesión. Ni hablemos de que aún los varones deben enfrentarse a prejuicios sexuales por desear ser bailarines.
            Las pocas compañías existentes apenas se mantienen, haciendo malabarismos con las escasas ayudas económicas y la ausencia de la colocación en los circuitos teatrales. Ni siquiera tenemos una compañía nacional de danza clásica...
            Frente a este desierto en cuanto a recursos, la realidad es que poseemos unos bailarines con unas cualidades técnicas e interpretativas extraordinarias, pero lamentablemente la gran mayoría de ellos tiene que marcharse a desarrollar su profesión en el extranjero.
            Adentrándonos en el tema en cuestión, bien es cierto que esta profesión es por naturaleza itinerante puesto que el bailarín desea siempre conocer nuevos coreógrafos, nuevos estilos y formas o nuevas posibilidades de progresar artísticamente. Pero no radica ahí el quid de la cuestión; sino en que el “exilio” es obligado, puesto que aquí la posibilidad de vivir de la danza es casi nula, al igual que la de bailar a los grandes clásicos y a los grandes modernos. No es pues una cuestión de localismo, sino de falta de soporte económico, institucional y social a la danza, en todos los sentidos y cualquiera que sea el signo político al que nos refiramos.
            Pese a todo, congratulémonos por tener estos bailarines de primer orden (primeros y solistas) en grandes compañías: Laura Morera, Tamara Rojo, Ricardo Cervera, José Martín (Royal Ballet); Alicia Amatriaín (Stuttgart Ballet); José Martínez (Ópera de París); Adela Ramírez, Esteban Berlanga (English National Ballet); Ángel Corella, Carlos López, Luis Ribagorda (American Ballet), Joaquín de Luz, Gonzalo García, Antonio Carmena (New York City Ballet), Fernando Hernando, Iván Pérez, Marco Blázquez, Jorge Nozal (Netherland Dance Company); Lucía Lacarra¸ Javier Amo (Ballet de Munich); Estela Merlos, Lucía Barbadillo (Rambert Dance Company); Jaime García (San Francisco Ballet)... y muchos otros que faltan y que harían esta lista interminable. Nos deberemos conformar con ver su magia y su buen hacer en el extranjero o tener la inmensa fortuna de que sus compañías giren por nuestro país: una lástima.

Comparto a continuación alguna novedad sobre uno de estos bailarines: Ángel Corella, quien regresó con un proyecto de Fundación en la Comunidad de Castilla León.

Corella Ballet. Vídeo de Promoción de Turismo de Segovia
Os dejo con su danza y un paseo turístico por estas tierras tan entrañables para mí.

video


Hoy día -este proyecto- se ha transformado en Barcelona Ballet y las últimas noticias no son muy halagüeñas. Según el siguiente artículo publicado en el periódico La Vanguardia él mismo dice: "Dejo el American Ballet como bailarín principal y me voy al paro". Si quieres leer el artículo completo pincha en el siguiente enlace: http://www.lavanguardia.com/cultura/20120601/54301640117/angel-corella-ere-temporal-ayudas-diputacio.html

Otro día hablaremos de los profesionales que se quedan y que hacen posible que la danza en España siga adelante. Sergio

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR VER EN ESTE BLOG

A todos los que trabajan por la danza, a los que crean y a los que bailan: ¡muchas gracias!
Gracias por compartir y seguir este blog. Bienvenido a  cualquier comentario o sugerencia: Sergio.
Contacto: blogdanzaria@gmail.com    



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada